TOC Y AZAFRÁN

El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) es un trastorno de ansiedad común en el cual las personas tienen pensamientos, sentimientos, ideas, sensaciones (obsesiones) y comportamientos repetitivos e indeseables que los impulsan a hacer algo una y otra vez (compulsiones) para eliminar la ansiedad. Las capacidades emocionales y sociales así como la calidad de vida de quien padece un TOC, se encuentran comprometidas de una manera notable.

En la génesis de este trastorno, se han involucrado diferentes mecanismos, existiendo hipótesis serotonérgicas, dopaminérgicas y glutamatérgicas.

Numerosos estudios han evaluado la eficacia de los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) para el TOC y los resultados han sido positivos, demostrando una mayor eficacia que el placebo, por lo que se emplean en la primera línea de tratamiento, pero no están exentos de efectos secundarios. Sin embargo, los medicamentos a base de plantas medicinales han mostrado menos efectos secundarios e interacciones con los medicamentos en comparación con los medicamentos químicos, por lo que los investigadores se plantearon la hipótesis de encontrarr una planta medicinal que pudiera tener estas acciones, compararla con un medicamento de la familia de los ISRS y comprobar su efectividad.

El azafrán (Crocus sativus) contiene varios compuestos, como el safranal (responsable del olor y el aroma del azafrán), la picrocrocina (responsable del sabor amargo del azafrán) y la crocina (el principal antioxidante del azafrán utilizado como material colorante). En la medicina popular, el azafrán se usa como antiespasmódico, eupéptico, calmante gingival, anticatarral, sedante nervioso, carminativo, diaforético, expectorante, estimulante, estomacal y afrodisíaco. Además, sabemos que el azafrán puede modificar los niveles de neurotransmisores en el cerebro, como la dopamina y el glutamato existiendo estudios previos positivos sobre su acción en la depresión y en la demencia.

En animales, un reciente estudio informó que uno de los componentes activos del azafrán, la crocina, puede desempeñar un papel en el comportamiento compulsivo, lo que apoya una interacción entre crocina y sistema serotoninérgico, pero no existe ningún estudio clínico en humanos sobre la eficacia del azafrán en el tratamiento del TOC, por lo que se realizó un estudio para evaluar la eficacia y tolerabilidad del azafrán en el tratamiento de pacientes con TOC leve a moderado en comparación con un ISRS como la fluvoxamina.

En ese estudio, participaron 50 hombres y mujeres, de 18 a 60 años, con TOC de leve a moderado que se asignaron aleatoriamente a dos grupos, uno que recibió azafrán (30 mg / día, 15 mg dos veces al día) o fluvoxamina (100 mg / día) durante 10 semanas, valorándose mediante la escala de obsesión-compulsión de Yale-Brown (Y-BOCS) y la lista de verificación de eventos adversos, evaluándose a los pacientes al inicio del estudio, y cada dos semanas.

Completaron el estudio, 46 ​​pacientes concluyendo los investigadores que el azafrán es tan efectivo como la fluvoxamina en el tratamiento de pacientes con TOC de leve a moderado, lo que abre nuevas posibilidades en el tratamiento y control de esta enfermedad.

Fuente: http://ijps.tums.ac.ir/index.php/ijps/article/view/1115

2 Respuestas

  1. Hola!
    Vivo en Medellin Colombia y no he podido conseguir el AZAFRÁN de forma natural; viene también en suplementos?
    El azafrán es igual a la cúrcuma?
    Gracias

    • Hola Beatriz:
      El azafrán es una especia culinaria, pero en ella hay dos principios activos interesantes que son:
      – Safranal: esta molécula tiene acción sobre el sistema nervioso. Los productos ricos en este principio activo, como Kalmium, son los que podrían ejercer actividad en ese sentido.
      – Crocina: por acción de la microbiota de nuestro intestino se convierte en crocetina, que es un carotenoide que tiene acción sobre diferentes enfermedades oculares. Este principio activo, lo puedes encontrar en nuestro producto Visual max.
      Como verás dependiendo de las cantidades de safranal o crocina que tenga un determinado producto, tendrá unas acciones u otras con mayor o menor intensidad. En este sentido, VITAL 2000 utiliza los extractos más concentrados del mercado en la elaboración de estos productos.
      Por último decirte que el azafrán y la cúercuma, lo único que comparten es que se pueden utilizar en la cocina como especias, pero sus acciones son distintas, ya que lo que se busca con utilidad terapéutica de la cúrcuma es la curcumina, que posee efecto antiinflamatorio, y que para que se absorba tendrá que ir en forma fitosomada o con pimienta negra. La puedes encontrar también en nuestro producto Cartilvit max, donde utilizamos la mejor tecnología de fitosomación.

Agregar comentario