Melatonina para prevenir el Alzheimer, los infartos y la sarcopenia

Tres estudios diferentes llevados a cabo por investigadores españoles demuestran que la melatonina, una sustancia que produce nuestro organismo de forma natural, y cuya síntesis disminuye con la edad, puede combatir la sarcopenia (pérdida degenerativa de masa muscular y fuerza al envejecer o al llevar una vida sedentaria), el Alzheimer y las secuelas de los infartos.

El primero, publicado en la revista "Journal of Gerontology A Biol Sci" un estudio internacional liderado por científicos de la Universidad de Granada (UGR), demostró que la melatonina ayuda a combatir la pérdida degenerativa de masa muscular que tiene lugar durante el envejecimiento (sarcopenia).

Para ello estudiaron en ratones los cambios en la morfología y función de las mitocondrias mediante técnicas de resonancia magnética y microscopía óptica y electrónica durante el proceso de envejecimiento en ratones desde los 3 hasta los 24 meses de edad, a los que se les administró melatonina.

La administración oral de melatonina conservó la arquitectura muscular normal, el peso, el número de fibras musculares y la actividad de éstas en la vejez. Además estimuló la producción de lactato, evitó el daño mitocondrial, los agregados tubulares y redujo el porcentaje de núcleos apoptóticos en los músculos envejecidos.

En el segundo, otro estudio de participación española junto a científicos de Australia y Brasil, publicado en la revista “Journal of Pineal Research”, mostró que la administración oral de melatonina ejerce un efecto protector a medida que el cerebro envejece, reduciéndose la probabilidad de desarrollar Alzheimer.

Para llegar a esta conclusión se administraron a ratones sanos no transgénicos y ratones transgénicos con enfermedad de Alzheimer (3xTg-AD) de 6 meses con una dosis diaria de 10 mg / kg de melatonina hasta los 12 meses de edad. Como se esperaba, la melatonina revirtió el deterioro cognitivo y los comportamientos de ansiedad y apatía asociados a la demencia y redujo la carga de proteínas amiloide y tau en los ratones transgénicos con enfermedad de Alzheimer. Además se observó en los ratones no transgénicos una mejora de la función cognitiva que se relacionó con un mejor nivel de bienestar.

El estudio demuestra que la melatonina podría tener un efecto protector a medida que el cerebro envejece, reduciendo el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer y, en el caso de aquellos que ya están afectados por la enfermedad, protege contra la degeneración de las neuronas.

Finalmente, el tercer y último estudio realizado en humanos y publicado en "American Journal of Cardiology" el equipo del doctor Alberto Domínguez-Rodríguez la administración de melatonina en pacientes infartados, permitió la recuperación del corazón en el 40% de los casos, hecho de importancia relevante ya que no existe en la actualidad ningún medicamento para recuperar las cicatrices que quedan tras un infarto, responsables de la no recuperación de muchos pacientes, pero sí, siempre y cuando se haga antes de las 2 horas y media desde el inicio de los síntomas se aplique intravenosa o intracoronaria y en dosis incluso 10.000 veces mayor que la que sintetiza nuestro organismo.

Referencias:
1: https://academic.oup.com/biomedgerontology/advance-article-abstract/doi/10.1093/gerona/gly059/4942467?redirectedFrom=fulltext
2. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/jpi.12515
3. https://www.ajconline.org/article/S0002-9149(17)30854-8/abstract

No hay comentarios

Agregar comentario