levadura roja de arroz e hipercolesterolemia familiar

La hipercolesterolemia es un importante factor de riesgo de enfermedad cardiovascular y requiere un tratamiento eficaz en pacientes afectados. Las estatinas, constituyen el pilar principal de la terapia hipolipemiante, pero pueden causar efectos secundarios, como los dolores musculares (mialgia). La ezetimiba, es otro fármaco hipolipemiante que se usa con frecuencia como terapia complementaria con las estatinas y también como monoterapia en pacientes con intolerancia a estas, pero también pueden provocar elevaciones de las transaminasas.

Frente a estas opciones farmacológicas, se propuso investigar la eficacia de la levadura roja de arroz, que contiene monacolina K, sobre la disminución del colesterol.

Para ello se incluyeron en un estudio cincuenta y cinco pacientes con hipercolesterolemia familiar que habían suspendido las estatinas debido a los  síntomas musculares. Los pacientes fueron sometidos a una dieta hipocolesterolémica que reducía el colesterol (1500-1800 kcal al día, 30% de lípidos, 19% de proteínas y 52% de carbohidratos) y se añadió a la dieta una dosis de 300 mg de levadura roja de arroz que aportaba 10 mg de monacolina K. A los pacientes se les hizo un seguimiento durante 12 meses en los que se tomaron datos de los perfiles lipídicos durante el estudio y los posibles efectos adversos.

Tras 6 meses de tratamiento con levadura roja de arroz y dieta, se observaron cambios estadísticamente significativos y evidentes en los valores de colesterol y de lipoproteínas de baja densidad (LDL) (-17% para los hombres, -16% para las mujeres) que se hicieron más evidentes a los 12 meses (-24% y -27% respectivamente), sin que ningún paciente experimentara elevación de las transaminasas séricas o de los niveles de proteína C-reactiva.

Por todo ello, los autores del estudio concluyen que la levadura roja de arroz es una opción viable para la terapia hipolipemiante en pacientes con intolerancia a estatinas con hipercolesterolemia, con buena eficacia y perfil de seguridad.

Fuente: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1567568817300636

No hay comentarios

Agregar comentario