El zinc modula la virulencia de las infecciones urinarias por Escherichia coli

Las infecciones de orina, ocurren a veces de forma puntual en la historia natural de cada persona, pero a veces en los casos en que se hacen recidivantes, se convierten en un auténtico quebradero de cabeza para quienes la sufren, especialmente mujeres y personas ancianas. El principal germen causante de estas infecciones es la bacteria Echericia coli (entre un 70-80% de los casos) en cuya capacidad de virulencia se encuentra implicada numerosos factores como la alfa-hemolisina, una toxina bacteriana, con efectos citotóxicos sobre las células de la pared de la vejiga.

El zinc es un elemento esencial como cofactor catalítico o estructural de enzimas y proteínas clave involucradas en muchos procesos, como la replicación del ADN y la síntesis y el recambio de proteínas y puede ser tóxico para las bacterias cuando está presente en exceso.

Según publica la revista “Scientific reports”, un grupo de investigadores de la Universidad de Barcelona en colaboración con la Universidad Northwestern (Estados Unidos), fue, el zinc es capaz de modular la virulencia de la bacteria E. coli regulandola expresión de factores de virulencia bacteriana y concretamente la alfa-hemolisina.

En el intestino, que tiene altas concentraciones de zinc, la alfa-hemolisina deja de expresarse, y la E.coli uropatógena no suele generar infecciones, pero si disminuyen sus niveles, la toxina pasa a expresarse en grandes cantidades y puede provocar infecciones.

El zinc se une al factor de transcripción ZUR (Zinc Uptake Regulator) y favorece su unión al ADN (en concreto, a la región promotora de los genes regulados), con lo que queda interrumpida la transcripción y, por tanto, también la expresión génica, quedando los genes silenciados con lo que no se sintetiza la alfa-hemolisina.

Referencia bibliográfica: https://www.nature.com/articles/s41598-018-24964-1

No hay comentarios

Agregar comentario