Sales de Schüssler

Sales de Schüssler


El sistema terapéutico bioquímico del Dr. Schüssler, es sumamente sencillo, pues propone el empleo de solo 12 remedios, conocidos como remedios minerales, sales tisulares, sales bioquímicas o sales de Schüssler. Estos remedios forman parte del cuerpo humano y están presentes en condiciones normales en cada uno de nosotros. Se trata de aquellas sales minerales que combinadas con los elementos orgánicos, servirán para crear y mantener los millones de células de las que estamos formados.

El Dr. Schüssler, les llamó a éstos, remedios bioquímicos precisamente porque eran las sales minerales que estaban íntimamente y vitalmente implicadas en la química de la vida, adoptando para ello la raíz griega “bios” (que significa vida) y “chimica” (química), es decir, “las sales de la química de la vida”.

Su función es más bien nutricional. Por esta razón son inocuas de tomar, no interfieren con otros remedios y carecen de efectos secundarios.

Las bases fundamentales de la teoría del Dr. Schüssler, tal y como éste las expuso son las siguientes:

  1. Las enfermedades no aparecen si el metabolismo celular es normal.
  2. El metabolismo celular se mantiene en su normalidad siempre que la nutrición celular sea la adecuada.
  3. Los nutrientes pueden ser tanto de naturaleza orgánica como inorgánica.
  4. El cuerpo humano está formado por 12 sales minerales o sales tisulares.
  5. La capacidad de las células del organismo para asimilar, excretar, y posteriormente utilizar el material nutricional resultará alterada si existe un déficit de los constituyentes minerales inorgánicos (sales tisulares).
  6. Cuando dicho equilibrio se altera, aparece un estado anómalo que conduce a la enfermedad.
  7. Se puede restaurar una correcta nutrición celular, y quedar el metabolismo normalizado suministrando las sales minerales requeridas en una forma finamente dividida y fácilmente asimilable.

Principios fundamentales:

El término “Bioquímica”, designa para nosotros en particular el método terapéutico creado y denominado así por Schüssler, y que fue publicado por él en 1.873 bajo el título de “Compendio de Terapéutica Bioquímica”.

Su terapia se basa en la tradición recogida hasta entonces en el empleo de sustancias minerales para tratar distintas dolencias y en particular en el momento en que se inicia por parte de los científicos de la época a aplicar el análisis de los fenómenos de la vida precediendo en esto a Schüssler, como fueron sobre todo J. Liebig a quien llamó la atención el conocimiento de los agricultores sobre la importancia de los elementos alcalinos, de las tierras alcalinas, y de los fosfatos, como necesarios para la formación y el desarrollo de las plantas, y de Jacob Moleschot quien escribe en su libro “Circulación de la vida”(1.861), la importancia de determinados minerales en ciertos tejidos, donde su ausencia no permite que estos se desarrollen.

Estas sustancias minerales que forman parte de la composición de las células, se pudieron evidenciar tras procesos de calcinación de organismos enteros y de órganos y tejidos por separado, observándose y hallándose en las cenizas tras la incineración.

Además, estos elementos, deben estar además en proporciones fijas y determinadas, lo que contribuye al buen equilibrio intracelular y por tanto a un estado óptimo de salud. Cuando dicho equilibrio se rompe, se produce en la célula un desequilibrio mineral, y las combinaciones entre elementos orgánicos e inorgánicos, no permitirán ya a partir de ese momento, ser fabricadas en las proporciones justas e indispensables, añadiéndose el hecho de que se originarán otra serie de sustancias que entorpecerán las funciones celulares, es decir faltaran elementos plásticos para la síntesis de determinadas sustancias y por el contrario se originarán una serie de productos de deshecho que impedirán un funcionamiento celular normal, lo que conducirá a la enfermedad.

Por tanto, el papel del terapeuta, es muy preciso, ya que consistirá en aportar al órgano deficitario los elementos minerales necesarios para corregir en primer lugar la carencia, al mismo tiempo que determinará cual o cuales son necesarios para conjugarse con los s elementos de la plétora a fin de formar con ellos combinaciones que puedan ser eliminadas fácilmente por la célula.

Sales minerales:

El Dr. Schüssler, en sus estudios demostró que en el cuerpo existen 12 sales minerales distintas denominadas sales tisulares, es decir, las sales de los tejidos. Sus nombres se indican a continuación en latín que es como suelen nombrarse junto con su equivalente en castellano:

Calcarea fluorica / Fluoruro cálcico · Calcarea phosphorica / Fosfato cálcico Calcarea sulphurica / Sulfato cálcico ·  Kalium muriaticum / Cloruro potásico Kalium phosphoricum / Fosfato potásico · Kalium sulphuricum / Sulfato potásico Natrum muriaticum / Cloruro sódico · Natrum phosphoricum / Fosfato sódico Natrum sulphuricum / Sulfato sódico · Magnesia phosphorica / Fosfato magnésico Ferrum phosphoricum / Fosfato férrico Silicea / Anhídrido silícico

Relación entre terapia bioquímica y homeopatía:

La homeopatía, es un sistema medicinal descubierto por Hahneman a finales del siglo XVIII, que tiene ciertas analogías con el sistema terapéutico propuesto por Schüssler, pero que también muestra claras diferencias que los distingue al uno del otro:

Entre las analogías hay que destacar que ambas terapias utilizan sus remedios en forma de diluciones, así como que el remedio se puede elegir en función de los síntomas que presenta el paciente.

Entre las diferencias debemos citar:

  1. La homeopatía se basa en la ley de la similitud, mientras que el empleo de las sales, lo hace en los procesos físico-químicos que tienen lugar en los seres humanos, intentando cubrir carencias y eliminando elementos de la plétora que condicionan el normal funcionamiento celular.
  2. La homeopatía emplea tanto sustancias que están presentes en los seres vivos como otras que no lo están, mientras que la doctrina bioquímica solo utiliza elementos minerales siempre presentes en cada uno de nosotros.
  3. Las Sales de Shüssler, siempre se presentan a la dilución 6DH, mientras que la homeopatía utiliza distintas diluciones tanto decimales como centesimales o korsakovianas. La dilución 6 DH, expresa además la concentración aproximada hasta la que estas sales se encuentran en el organismo (1mg/kg).

Los comentarios están cerrados.